Cero Absoluto: La ley del más fuerte